Jobshadowing en Eslovenia. Observación de clases de idiomas

JOBSHADOWING EN NOVA GORICA, Eslovenia    

del 18 al 22 de febrero de 2019

18/02/2019

Nuestro jefe de estudios adjunto, Luis Martínez Becerra, se encuentra en Nova Gorica, Eslovenia, realizando una movilidad de observación de clases de adultos, para incorporar la experiencia eslovena a nuestro proyecto y nuestro centro. (Juan Antonio)

01/03/2019

Después de un intensa semana en Eslovenia voy a contar todas mis experiencias en esta ciudad fronteriza con Italia. De entrada, me gustaría decir que es un país muy acogedor, y que todos los profesores que he conocido allí han sido extraordinariamente amables y amistosos.

Nova Gorica está pegada a Gorizia, en Italia, y casi no puede distinguirse dónde comienza una y acaba la otra. Hoy solo las separan un letrero en medio de la carretera y una plaza pública al lado de la estación de Nova Gorica, la mitad de la cual pertenece a un país y la otra al otro. Un ejemplo de lo que es Europa hoy en día. No en vano, la plaza se llama plaza de Europa.

18 de febrero

Martina Kobal and me

El primer día me presenté en el centro por la mañana, muy temprano, a las ocho. Suerte que vivía muy cerca de la escuela secundaria de Nova Gorica. Fui recibido por mi anfitriona y tutora en esta movilidad, Martina Kobal, profesora de inglés del centro, que imparte clases tanto a adolescentes en el bachillerato regular como en las clases de bachillerato de adultos. Me presentó a varios miembros del claustro en la sala de profesores, donde cada docente tiene su propia silla y espacio en la mesa común, y me dio una bolsa con gran cantidad de información sobre la escuela, sobre la ciudad y sobre Eslovenia. También me dio una tarjeta electrónica a modo de llave para que pudiera acceder a todos los espacios del centro sin problema. A continuación, un alumno y una alumna se encargaron de mostrarme la escuela para que me familiarizara con ella. Enorme y con unas instalaciones muy modernas. Pude entrar brevemente en el gimnasio y en clases de arte, de informática y alguna otra. Después de un café, Martina me llevó a su clase de adultos de bachillerato, a los que prepara para presentarse al examen de MATURA (nuestra Selectividad). Son alumnos que abandonaron sus estudios, y que los han retomado, como los nuestros, pero allí la mayoría no tarda en reincorporarse. La tasa de abandono escolar es bajísima, afortunadamente para ellos. El nivel exigido de idioma extranjero, en este caso inglés, es de B2 al término del bachillerato. Durante este mismo día asistí también a clases de español (2do curso), donde estuve charlado en castellano con los alumnos, que habían preparado una serie de preguntas acerca de la cultura española. Llegada la hora del almuerzo, Martina me acompañó a almorzar a un restaurante cercano a la escuela. Por la tarde aproveché para conocer los alrededores de la ciudad.

19 de febrero

El martes asistí al instituto “Skofijska Gimnazija” de Vipava, una localidad a unos 40 km de Nova Gorica. Me acompañó  Martina Podbersic, profesora de esta escuela episcopal situada en el valle del mismo nombre, zona de prestigiosos vinos en Eslovenia, y con una larga tradición académica.  Conozco a Martina por haber participado conjuntamente con este centro en un proyecto Comenius durante los cursos 2011-2013, junto con otras escuelas secundarias del Reino Unido, Italia, Grecia y Francia, y me sirvió de anfitriona. Además comenzamos en el mes de noviembre anterior un intercambio de alumnos de Bachillerato (del régimen ordinario, no de adultos) entre el IES San Isidoro y Skofijska Gimnazija Vipava, por lo conocía ya el centro Saludé a viejos conocidos, todos ellos profesores y profesoras que conocí durante nuestro proyecto común (Mihail, Matejka, Natasha), entre ellos el director y vicedirector (Vlado y Aloys). Todos me dieron un recibimiento muy caluroso. Dada la dificultad de encontrar centros de adultos en Eslovenia que pudieran acogerme a tiempo completo (hay muy pocos), esta escuela de Vipava me ofreció asistir a algunas de sus clases para completa mi estancia. A pesar de que el alumnado de Vipava no es adulto, creí que podría ser interesante asistir a diferentes clases para observar la metodología en la enseñanza de idiomas extranjeros. Sonja Matelic, profesora de inglés del centro, me sirvió de tutora. Durante esta jornada asistí a las clases de inglés de Sonja y de alemán de Natasha. Incluso impartí un par de clases a alumnos del último curso de inglés sobre la figura y la obra de George Orwell y su relación con la Guerra Civil española. Al parecer los alumnos del último curso tienen que preparar un trabajo obligatorio sobre este autor para las pruebas de MATURA en junio y Sonja me pidió que preparara esta charla para ampliarles información. Para almorzar, estuve también acompañado de colegas del centro, en un restaurante de la zona. Matejka, siempre amabilísima, nos invitó por la tarde a su casa, una granja que lleva con su marido y su familia en un pequeño pueblo del valle, no muy lejos de Vipava. Estoy deseando volver.

A las dos de la tarde, asistí a otro centro, con el cual había concertado una cita previamente desde España, para conocer de cerca cómo llevan a cabo programas de educación no regular de adultos. La directora del centro de adultos Univerzija de Ajdovscina, localidad a unos 5 km de Vipava, junto con un monitora, me explicaron que ofrecen diversos talleres a jóvenes adultos de la zona, tanto como complemento a su formación como parte de programas asistenciales y de motivación.

20 de febrero

El miércoles asistí de nuevo a la escuela secundaria de Nova Gorica. Ates de comenzar las clases, el profesor de física me enseñó un impresionante observatorio astronómico que tienen en el centro, y que utilizan a menudo con los alumnos para investigar.  A continuación asistí al curso de inglés de adultos que imparte Martina Kobal, como el lunes, pero también a una clase de italiano, que fue muy amena (trataba sobre el arte) y en la participé en lo que pude, ya que mi nivel de italiano es muy básico a la hora de hablar. Aún así pude entender perfectamente toda la clase. Es curioso el hecho de que hoy en día pocos jóvenes eslovenos aprenden italiano, a pesar de la proximidad geográfica con Italia. No fue así durante mucho tiempo, pues esta zona de Eslovenia perteneció en el pasado a Italia. Algunas personas mayores todavía lo hablan con fluidez. Los jóvenes se decantan mucho más por el inglés, idioma que escuchan constantemente en televisión en películas y series, que no están dobladas a su idioma. Por este motivo el nivel oral de inglés de los jóvenes es excelente.

21 de febrero

El jueves, dado que no había clases de adultos en Nova Gorica, me dediqué a visitar diferentes lugares de los alrededores, tanto en Eslovenia como en Italia.

22 de febrero

El último día de mi estancia en Gimnazjia Nova Gorica asistí a las clases de inglés de adultos como el resto de los días, pero también volví a echar una mano en las clases de español, ya que siempre es interesante para los alumnos hablar con nativos y aprender de nuestra cultura. Por último, participé en una clase de francés, en la que se comparaba los sistemas educativos de Francia y Eslovenia. De vez en cuando, Ines Vizin,  la profesora de francés, quería saber si en España había equivalencias entre uno u otro sistema educativo.

En el almuerzo de despedida estuve acompañado de Martina Kobal y de

Luis acompañado de Milena, Martina e Ines.

Milena Duretic, profesora de español, que estaba muy interesada en hablar sobre un posible intercambio escolar con nosotros. Nos intercambiamos direcciones de correo y decidimos seguir en contacto para posteriores proyectos. Hvala, Martina, por tu interés, por haber sido tan buena anfitriona, y por haberme facilitado tanto material de tus clases.

Clase de español

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »